Este Monumento fue realizado y donado por el artista  plástico Díaz  Córdoba. Se encuentra en el lugar donde se perpetró la masacre.

          Manos anónimas destruyeron parcialmente al monumento.