Familia Pierola año 70.jpg (209197 bytes)

Amanda, nuestra madre coraje

Bosquin Ortega

 Para nosotros decir lucha es pronunciar el nombre de Amanda Mayor de Piérola, incluyendo la realidad de su inexistencia, meramente física, a partir del mediodía de ayer, bajo el cielo entrerriano de Pancho y Delfina Ramírez, Linares Cardozo y Juanele Ortiz. El espíritu libertario de nuestra Madre Coraje, vientre de la memoria de Margarita Belén, es, ahora, luz indeleble de su combate ético por la verdad histórica. A partir de este amanecer, somos herederos de su fuego invicto, veladores de su militante resplandor.

Amanda asumió la lucha por la búsqueda su hijo Fernando Gabriel Piérola, fusilado el 13 de Diciembre de 1976 en territorio soberano chaqueño, mediante una ejecución masiva, ilegal y subversiva  del orden institucional, violatoria de toda doctrina y jurisprudencia e inmersa en la figura de genocidio de lesa humanidad, como el deber supremo de una madre argentina, contemporánea a sus pares y semejante a sus antecesoras que ofrendaron su descendencia a un sucesivo proyecto de liberación nacional.

Mujer de dos siglo de gesta, de casi treinta años de testimonio inclaudicable, de construir en cada momento un monumento amoroso por su criatura unánime sumada a innúmeros mártires anónimos. Amanda hizo del Chaco la morada de su renacimiento: su condición de madre, artista y docente se transfiguró en una convicción de hembra, jurista y denunciante. Margarita Belén y Gólgota simultáneos, la templó  y la dotó de una resistencia impalpable en el material más indoblegable e indestructible de la condición humana: la esperanza.

Decimos que Amanda ha desnacido, pertenece al patrimonio inalienable de la épica por la justicia y la memoria que sustentan los hombres y mujeres dignos de su alto  llamado inextinguible.

Ayer, cuando el sol centraba su orbita en el mediodía, una fosforescencia extendida anegó el aula maga, a esa hora cerrada. La memoria victoriosa le susurraba, agradecida: te recuerdo Amanda.  

Texto publicado en Diario NORTE, 08/06/05

Amanda murió, en la ciudad de Paraná (Entre Ríos), el día 07 de Junio de 2005, a los 76 años de edad.