Luís Ángel Barco.jpg (35952 bytes)

Luis Ángel Barco, “el negrito” o “barquito” para los compañeros

 

 Nació en Presidencia Roque Sáenz Peña –Chaco- el 15 de septiembre de1951 y creció allí.

Fue asesinado en la Masacre de Margarita Belén cuando tenía 25 años.

 Su papá era maquinista ferroviario y su mamá ama de casa.

Toda la familia era peronista, le gustaba la política, eran militantes.

Se crió  en la ciudad de Sáenz Peña, en el barrio Lamadrid. Fue a la escuela primaria Nº 352 del barrio , y a la Escuela Industrial de la calle 14–entre 9 y 11- . Tenía siempre muchas actividades, recuerdan que era muy extravertido, muy “canchero y encarador”.

Durante la secundaria hizo mecanografía y allí conoció y se puso de novio con Ramona. Su única novia.

Era muy inteligente, no tuvo problemas con el estudio, repitió un año porque se enfermó y fue difícil descubrir lo que pasaba y su recuperación. Durante las vacaciones enseñaba algunas materias ayudando a un profesor.

Le gustaba el fútbol y lo practicaba un poco, pero más le gustaba organizar los encuentros. Era “el” organizador de todas las actividades sociales.

Después de terminar la secundaria, trabajó 2 años en Resistencia como mecánico en el ferrocarril, hasta que se decide y entra en 1972 a estudiar a la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).  Eligió Ingeniería electromecánica, completó 4º año. Allí comenzó a militar en la JUP en el centro de estudiantes.

Algunos recuerdan que él fue presidente o vicepresidente del Centro de Estudiantes. La familia no recuerda esto, sí recuerdan que fue a un Congreso Universitario en Córdoba, pero desconocían la actividad política.

No se casó, ni tuvo hijos.

 La detención fue en Resistencia, el 13 febrero de 1976. Nunca estuvo clandestino. Estaba en su pensión cuando lo detienen –en la calle Ameghino a 2 cuadras de la Estación de trenes-.  En el allanamiento, le roban todo: la heladera, el ventilador, los libros.

Durante 2 meses no sabe donde está detenido, luego pasa a la Alcaidía. La familia se entera de su detención porque la madre había enviado con un maquinista amigo una carta, el que llega en el momento del allanamiento. Así avisa a su padre, quien viene a Resistencia a buscarlo, a preguntar en todos lados. Cuando lo encuentran la Alcaidía, los padres logran verlo, estaba muy mal, muy deteriorado por la tortura. Tres veces logran verlo en la Alcaidía, no podían hablar mucho, solo saludarlo, les decía que estaba bien, pero que hablen con el Obispo.

Luego lo trasladan a la U7 y ya no pueden verlo más.

 Estaba entre los detenidos “trasladados” oficialmente de la U7 a Formosa. Por los relatos de ex – detenidos  se sabe que lo llevaron primero a la Alcaidía. El 2 de enero de 1977, la familia recibe una notificación para que retiren su cuerpo. Su papá, junto a un amigo, retiran el 5 de enero el cuerpo del cementerio, y luego es enterrado en el cementerio de Sáenz Peña.

 Algunos compañeros de militancia, lo recuerdan por su alegría y disposición a ayudar al otro.

De la época en la cárcel algunos recuerdan de su gran fortaleza y firmeza ante la tortura, como su capacidad para dar apoyo y sostener a los otros ahí adentro.