Manuel Parodi Ocampo.jpg (268902 bytes)

Manuel Parodi Ocampo (Manucho para la familia)

Nació el 16 de abril de 1952, en San Pedro del Palmar en Paraguay. Vivió en Posadas, Misiones, desde los 8 años. Fue asesinado en Margarita Belén a los 24 años.

Familia paraguaya, vinieron a la Argentina en 1960. Su papá fue sereno de la Coca Cola, durante 14 años, su mamá era ama de casa. Manuel era un enamorado del Paraguay, seguía leyendo todo lo que venía del Paraguay.

Estudios y militancia

Hizo la secundaria en la Escuela Normal. Después decidió ser seminarista, y fue a Corrientes, hizo los primeros años. En “ese año que salen a ver el mundo y después seguir”, él no volvió. Cuando regreso a Posadas, siguió viviendo con unos sacerdotes en la Iglesia San Roque. Allí recuerda la madre que criaban pollos.

Empezó  a estudiar el profesorado de Filosofía en el Instituto Ruiz de Montoya en Posadas, le faltaba rendir su última materia.  Fue un muchacho muy bueno, estudioso, siempre le gusto leer. Con su novia fueron delegados estudiantiles en la Universidad de Misiones.

A Manucho lo recuerdan los compañeros por su capacidad de hablar, de discutir. Cuando había una asamblea importante ahí estaba él discutiendo. Tenía un discurso sólido, no era fácil, “era un orador de primera, él estudiaba antes de ir a una asamblea”.

Era una institución: metódico, bien vestido, bigote bien arreglado, “el era el jetón del grupo, el que aportaba presencia”. Estaba de moda usar poncho en esa época, Manuel tenía uno rojo salteño, se lo veía con su poncho y el gesto de acariciarse la barbilla.

También recuerdan que era medio olvidadizo, por ahí quedaba en una cita y no aparecía, o llegaba tarde. Cuentan que un día dos amigos le hablaron, y él cambio. Dicen que fue cuando organizaron el 73 en el “Operativo Reconstrucción Nacional”, Manuel les dijo: “déjenme a mi, yo me encargo” y así lo hizo.  Durante ese verano se prepararon para rendir 1500 chicos, él era el responsable.

Se casó, y junto a su esposa vivieron en Resistencia. Ella estaba embarazada en el momento del allanamiento a su casa en Resistencia el 16 de abril de 1976. En la detención saquearon la casa y nunca se recupero lo robado.

Ambos fueron detenidos ilegales en el  Investigaciones, ella paso a la legalidad luego del nacimiento de su hijo, ya que para el mismo fue internada en el Hospital de la Madre y el Niño a fines de agosto. Allí nació su hijo, que se mantuvo con su madre durante sus primeros meses en la Alcaidía de Resistencia, hasta el traslado en noviembre a Villa Devoto. El bebé fue recuperado por la familia con un alto grado de desnutrición y deshidratación.

Manuel fue legalizado como detenido en la U7, estaba en el mismo pabellón que el Flaco Sala, juntos salieron la noche del 12 de diciembre hacia el supuesto traslado a Formosa.

Su padre junto al de Arturo Fransen retiraron sus cuerpos y los llevaron a Posadas. El cuerpo de Manuel era irreconocible. Su esposa se entera de su muerte estando detenida en Villa Devoto, adonde fuera trasladada en noviembre.